martes, 21 de abril de 2009

Me cago en... Aznar y Rajoy me han fastidiado la cita de mi vida

Coincidiréis conmigo en que esto es ciertamente intolerable. Porque uno puede hablar de política, engancharse en discusiones, rebatir argumentos... Pero hombre, siempre manteniendo unos límites, como buenos caballeros. Nada de meterse en la vida privada de cada uno... Y fastidiarle al prójimo una cita no tiene perdón. Enseguida os explico lo que ocurrió; no perdáis comba.

Lucía un sol espléndido en Virginia el sábado pasado. Tras una dura semana de readaptación al curro, lluvia torrencial y días deprimentes incluídos, por fin me encontraba disfrutando de un día de asueto bien merecido, así que decidí acercarme a Washington (pues vivo a una hora) y pasar el día sacando fotos y disfrutando de mis cafés en Starbucks. Como siempre me ha costado madrugar, llegué sin prisas, hacia mediodía. Aparqué (definitivamente era un buen día) cerca de la Casa Blanca y del edificio del Tesoro, y me fui caminando hacia la zona del Mall. La brisa era ligera y resultaba muy agradable, el sol, cálido sin resultar pesado, y era fácil dejarse llevar sin pensar en nada, disfrutando del momento.

En esas estaba yo cuando la oí. Casi se me cae la cámara del susto. Después de verla tantas veces en tantas películas, allí estaba, con un perrito faldero de esos que yo llamo perros patada, y me miraba sonriendo mientras yo sacaba una foto a unos turistas en el Vietnam Memorial. Corta melena al viento, ojos azules, labios deliciosamente perfilados para el placer. Scarlett Johannson.

Superada la primera sorpresa empecé a bromear con ella, que si era aficionado, que si mis fotos le gustaban, que si cuando quieras te hago una... Acabamos pasando un par de horas juntos y charlando sobre lo divino y lo humano, y quedamos en salir a cenar el lunes por la noche. Y en esas me fui yo, flotando y ya prometiéndomelas muy felices, a mi casa en Leesburg, Virginia. Y entonces llegaron Rajoy y Aznar.

Mirad, yo tengo un problema. Cuando me cabreo o me estreso me salen erupciones en la cara y en el cuello. Cuanto más estresado, peor me pongo. Y no se me ocurrió otra cosa que leer los periódicos ayer.

Y me entero de que Aznar el ínclito, el inimitable, dice en los medios que la mejor receta para salir de la crisis es flexibilizar el mercado laboral, es decir, facilitar el despido, y sugiere que no se puede subvencionar a los parados. Claro, es mejor hacerlo con el sector bancario que nos ha metido en este embrollo, y dejar con el culo destapado a quienes más lo sufren: los trabajadores. Parecen olvidar que esta crisis es la consecuencia de su modelo de crecimiento, del neoliberalismo y de la desregulación de los mercados financieros, que en España ha sido más intensa por el boom del ladrillo que ellos facilitaron. Y encima habla de aumentar la protección social de los trabajadores cuando en realidad está abogando por reducirla.

Me empecé a poner nervioso, normalmente Aznar tiene ese efecto en mí. Y mira que mis amigos me avisan... Debí haber parado. Pero entonces leo que Zapatero propuso el domingo en Valladolid abrir unas líneas de avales del ICO de 3000 millones de euros para reducir la morosidad de los consistorios con las pymes. Y al PP, por supuesto, saltando a la palestra diciendo que aparte de no ser suficiente se trata de una copia de una propuesta del PP en el Congreso. FALSO. El presidente Zapatero no hizo más que dar continuidad al propósito que la Administración socialista había enunciado hace más de dos meses –el 16 de febrero–, por boca del secretario de Estado Carlos Ocaña. Os adjunto el teletipo de la Agencia EFE y las portadas de los periódicos que recogieron la información:

-------------------------------------------

16.02.2009 16:04 utc ECONOMÍACRISIS ECONÓMICA (Ampliación)Gobierno estudia "aliviar" el retraso de administraciones en pago a empresas

Madrid, 16 feb (EFE).- El secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, anunció hoy que el Gobierno está estudiando cómo "aliviar" el problema que supone que algunas administraciones públicas no paguen en un plazo "razonable" a las empresas, una medida que se podría instrumentalizar a través del ICO. En un curso económico organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE), Ocaña destacó que los ayuntamientos siempre han pagado con un retraso superior a 60 días, "que es el límite de la administración central y que sí lo cumple", aunque admitió que "puede que esos plazos se hayan deteriorado algo más" por la coyuntura económica.




Me diréis que no es para tanto, pero no lo puedo evitar. Cuando leo cómo mienten y como manipulan, m e sacan de mis casillas... Y ayer me dió una buena pataleta. Total, que mi cara se puso como un pimiento, y ahí estaba yo, estresándome por momentos, y eso lo hacía aún peor... Así que no tuve más remedio que llamar por teléfono, y cancelar mi cita. Cuando sugerí otro día, Scarlett me dijo que salía a rodar al extranjero y que no sabía cuándo volvería, pero en su voz se notaba urgencia por colgar. Me dí cuenta de que no habría una segunda oportunidad. Y colgamos.
Y ahí me quedé yo, sin la cita de mi vida, por culpa de Rajoy y de Aznar. No me digáis que no es para cabrearse.


2 comentarios:

Marcos dijo...

No cuela lo de Scarlett, tío.

NACHO dijo...

¿¿Cómo que no?? :-)