jueves, 21 de febrero de 2008

El Partido Popular se niega a compensar al doctor Montes

"Es inocente pero no pensamos hacer nada para reparar el daño que le hemos hecho".

Así puede resumirse, en pocas palabras, la actitud del Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid ante el doctor Montes y su equipo, recientemente absueltos en el caso de las supuestas sedaciones irregulares en el Hospital Severo Ochoa. Hoy el Ayuntamiento de Madrid ha rechazado una moción del PSOE que pedía exigir a la Comunidad la restitución de los afectados en sus puestos, una disculpa pública de Aguirre y la dimisión de Manuel Lamela, por entonces Consejero de Sanidad del gobierno autonómico.
.
El pasado martes y bajo una intensa lluvia, acudí como otros muchos madrileños a una manifestación en apoyo de los afectados y en defensa de la sanidad pública, verdadero caballo de batalla para un Partido Popular que vio en este caso la perfecta ocasión para denigrar el sistema público de salud.
.
Pero nada de ello parece importar a los políticos del PP, que continúan mirando hacia otro lado y ni asumen responsabilidades políticas ni (es lo mínimo que debieran hacer) cumplen su palabra de restituir al doctor Montes y el resto de médicos si la sentencia fuera absolutoria. No hace fata bucear mucho en la hemeroteca para recordar a Esperanza Aguirre diciendo que no pasaba nada, porque si los médicos del Severo eran hallados inocentes se les volvía a poner en sus puestos y "todo arreglado". Lo cual, aún entonces, sonaba a chufla cuando al tomar esas medidas estaban ya presuponiendo la culpabilidad de los imputados, faltando al principio jurídico fundamental según el cual uno es inocente hasta que no se demuestre lo contrario. Pero no. Ni los responsables de la Comunidad ni sus medios afines respetaron este principio. Se les llegó a acusar de 400 homicidios, y pudimos escuchar en los micrófonos de la COPE -dónde sino- auténticas barbaridades.
.
Con el tiempo, la Audiencia Provincial encontró a los acusados inocentes, pero sigue sin hacerse justicia. ¿Nos podemos siquiera imaginar el verdadero calvario, profesional y personal, que han pasado estas personas? ¿Se puede tolerar que los culpables de esta persecución nieguen una MÍNIMA compensación que absolutamente nadie con corazón y humanidad podría negar? ¿Hasta qué punto llega la soberbia de Esperanza Aguirre como para no reconocer el daño que se ha hecho a estas personas y, cuando menos, restituirles en sus puestos?
.
¡NO TIENEN VERGÜENZA!
.
Me siento impotente ante semejante injusticia, e indignado ante la desfachatez de unos políticos sin escrúpulos para quienes la dignidad de las personas no tiene valor alguno. Me siento ultrajado por este abusivo ejercicio de poder y por este abierto desprecio a los principios democráticos más básicos. Quisiera que mi voz llegara más lejos y me da coraje no poder hacer más.
.
Salvo, eso sí, ir a votar el 9 de marzo. Y soñar con que se cumplan los objetivos del Proyecto 80%.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Doctor Montes Temes

NACHO dijo...

¿Perdón? ¿Qué clase de comentario es este? Disculpa, pero no entiendo el sentido...:-O En cualquier caso, gracias por pasarte por este foro.