lunes, 23 de abril de 2007

¿Parking en Parque de Berlín?



La Red Prosperidad, en colaboración con otros grupos ciudadanos y ecologistas, organizó el pasado sábado día 22 de abril una "Fiesta del Árbol" en el Parque de Berlín con actividades lúdicas infantiles que incluyeron cuenta cuentos, música y una gymkana, amén de la necesaria recogida de firmas entre los vecinos que quisieran adherirse a esta iniciativa.

Con ello se daba continuación a la protesta vecinal que intenta evitar la construcción de un APARCAMIENTO bajo la superficie del parque, lo que sin duda conllevaría graves daños ecológicos en buena parte de esta histórica superficie verde del barrio de Prosperidad, en Chamartín. Una iniciativa que, como bien sabe uno de sus mayores promotores (el concejal popular de Chamartín Don Luis Miguel Boto), dista mucho de ir en beneficio del barrio y que ya fue apartada por la propia dirección popular hace un tiempo.

Pueden decirme que este señor se reunió en su día con asociaciones de vecinos y de comerciantes, pero eso no me quita la idea de que se anteponen otros intereses al mero servicio público y, por supuesto, interés ecológico. Paloma y Esther, de la Red Prosperidad, me comentaban el sábado que hay más de cuarenta árboles que el proyecto prevee sean arrancados y que algunos de ellos, los que curiosamente corresponden a las zonas de entrada y salida del futuro párking (en las calles de Marcenado y Ortega y Gasset), YA HAN SIDO ARRANCADOS POR EL AYUNTAMIENTO. Claro que "no ha sido por el aparcamiento" sino porque esos árboles "estaban enfermos". Virgen de la Caridad, qué oportunismo. Y qué bien les ha venido. Red Prosperidad ha solicitado los informes fito sanitarios sin que hasta la fecha les hayan sido proporcionados. Tampoco viene mal recordar cómo retiraron estos árboles, aprovechando el puente de Semana Santa para minimizar las protestas. Vamos, nocturnidad, alevosía y un brindis para reírse de los vecinos con conciencia ecológica.

Y es que no hace falta estar en contra de este aparcamiento. Pero sí se pueden buscar emplazamientos alternativos que no conlleven este daño medioambiental ni, dicho sea de paso, estén tan cerca de una zona escolar.

¡Ah! Se me olvidaba la última perla. Piensan sustituir la actual zona polideportiva abierta (y gratuita) por un POLIDEPORTIVO CUBIERTO CON PISTAS DE PÁDEL (Y, POR SUPUESTO, DE PAGO). No, no es broma ni ironía. Es la cruda verdad, así que cada cual saque sus conclusiones que yo, de momento, ya he sacado las mías.