miércoles, 16 de enero de 2008

GALLARDÓN DIMITIRÁ COMO ALCALDE, Y MADRID SE DARÁ A LA BOTELLA

EL SECTOR MÁS DURO DEL PP, ENCABEZADO POR AGUIRRE Y AZNAR, TERMINA CON EL PRETENDIDO "VIAJE AL CENTRO" DEL PP

Es, a estas horas, vox populi. Alberto Ruiz-Gallardón se queda fuera de las listas al Congreso y Rajoy, que cede a las amenazas de Aguirre, precipita una crisis que puede tener consecuencias funestas para sus aspiraciones electorales. Sin duda, una buena noticia para los socialistas (aunque mala para la convivencia política de este país, bastante deteriorada ya), que veíamos en Gallardón al contendiente más peligroso que podía haber tenido Zapatero de cara a las elecciones de 2012.

¿Es por tanto Aguirre la mejor colocada para liderar el PP tras el 9 de marzo?
Parece obvio que ya es así. Pero sinceramente, creo que a Zapatero, Esperanzaguirre (o la cólera de Dios) no le durará ni medio asalto.


Tampoco puedo evitar cierta pena por Gallardón. Más que nada porque, tras cuatro años de demagogia extrema como táctica de oposición, parte de mí quería verle subir para que Zapatero tuviera, por fin, un contrincante de altura, un contendiente más o menos honorable, alguien que, aún comprometido con los "ideales" del PP (partido qué ayudó a fundar), sea capaz de hacer una labor política digna y que ha rechazado entrar en el juego conspiranoico de esta legislatura. Ahora ha quedado definitivamente proscrito en el PP y, me congratula decirlo, es probable que repercuta en sus votantes de cara a los comicios del 9 de marzo. Porque si algo no se le puede negar a Gallardón, es que había conseguido atraer gran cantidad de votos moderados.

Vaya una cosa por delante: a mi juicio, Gallardón es un mal edil, y ni de lejos lo que le conviene a Madrid. Creo que ha hipotecado las cuentas de la ciudad y me da la impresión de ser un pésimo gestor -sin hablar de posibles casos de corrupción-, pero al menos su lucha política no se ha basado nunca en injurias, calumnias, afirmaciones espurias, manipulaciones e hipocresías, como hemos visto en el Congreso de los Diputados durante estos últimos cuatro años.


MADRID SE DA A LA BOTELLA

¿Habrá más consecuencias? Definitivamente, sí. Hoy EL PAÍS, al igual que la edición digital de El Mundo se hacían eco de la intención de Ruiz-Gallardón de dejar la política -veremos- tras las elecciones de marzo, con lo que la más que probable sucesora al frente del Ayuntamiento será... Ana Botella, mujer del expresidente Aznar y actual primer teniente alcalde. Miedo me da, porque estoy seguro de que hay en el PP gente mucho más capacitada que la mujer de "las peras y las manzanas". Pero si nadie lo remedia ella será la futura alcaldesa, Madrid será regida por una botella y yo... Me daré a la bebida.

El pretendido giro al centro del PP ha quedado en evidencia. Primero fue Rato, luego Piqué, ahora Gallardón... Y ayer llegó Pizarro (ex presidente de Endesa, adalid contra la OPA -catalana- de Gas Natural, forrado de pasta -más- tras comprar acciones con información privilegiada y amigo personal de Aznar), convertido en número dos de Rajoy. Y es que las posiciones "moderadas" están en franco retroceso dentro del PP. Hoy Jiménez-Losantos habrá brindado con... iba a decir cava pero es catalaaán... vino espumoso en la COPE.
.
Por cierto... Hoy EL PAÍS se hace eco en portada de los cuatro hospitales que Aguirre prometió construir en la Comunidad de Madrid esta legislatura. Para variar, serán privados. Y mientras, la Sanidad pública de mal en peor.

La sombra de Aznar es alargada...

3 comentarios:

BLOGus dijo...

Hola nacho! que bueno sería que gallardón fundara un partido y compitieran los dos contra el PSOE, se repartirían los votos y no podrían darle guerra a zapatitos. Un abrazo

Anónimo dijo...

Esto se veía venir, al final la cabra tira al monte, esto es, los dirigentes del PP a la derecha extrema.El intento de los populares para moderarse y centrarse una vez más queda en eso, en un intento. Las figuras más centristas son eliminadas sin miramientos por los neocom que dirigen con mano de hierro el PP. Primero fue Piqué, ahora Gallardón, Rato en el exilio, ¿quién será el próximo?... Y mientras Rajoy a lo suyo, a tratar de hacernos creer que es él el que dirige el partido. A estas alturas nadie ya se cree eso. Todos saben que en Genova no se hace nada sin pasar antes por Aguirre y Losantos. Para eso, mejor sería que se presentasen ambos, una a la Presidencia del Gobierno y el otro como Vicepresidente, así no habría engaños y los ciudadanos tendrían claro lo que votan y quienes les van a representar.

El socialista dijo...

Las listas electorales y los líos de sucesión y liderazgo de Rajoy no son los verdaderos problemas de los ciudadanos madrileños. Gallardón y Aguirre han sido elegidos en las urnas para gestionar recursos públicos y resolver problemas, y no para utilizar sus despachos para dirimir sus ambiciones políticas y haciendo dejación de su funciones, que son pagadas por todos, las de sus votantes y otros que no lo somos. Salud. Julián