miércoles, 12 de septiembre de 2007

El Via Crucis o la Comunicación en el PSOE

Miércoles 12. No he dormido bien y os confieso que la mañana se me está haciendo especialmente densa, así que os pido disculpas de antemano por si las palabras no fluyen todo lo claras que debieran en lo que os quiero decir...

... Aunque me siento como si fuera un predicador en el desierto (iba a decir repartidor de coca-cola, pero os juro que de esos sí que hay y van a la caza de las rutas de turistas en camello), clamando al cielo por algo tan obvio y, parece ser, de tan difícil solución: las técnicas (o absoluta, completa, indignante ausencia de ellas) comunicativas de Moncloa y de Ferraz, tanto de cara a los ciudadanos como entre los propios miembros del Gabinete.

Tres años largos, tres, llevamos de legislatura, y los motores se han puesto en marcha de cara a esos comicios generales de marzo próximo. Un período prolijo en espectaculares avances sociales que han extendido el bienestar social en la población española, que ahora goza en conjunto de más derechos y más libertades. Un gobierno honesto y ético marcado por ese "republicanismo cívico" del presidente Zapatero que, sin embargo, presenta una grave falla, una profunda grieta: no sabe venderse.

No digo -no lo he dicho nunca- que hagamos como Esperanzaguirre o la Cólera de Dios, que gasta 161 millones de euros anuales (27 mil millones de las antiguas pesetas) en autobombo institucional. Pero tampoco todo lo contrario. Algo gordo falla cuando habiendo aprobado leyes como las de Dependencia, Igualdad, contra la violencia de género y matrimonios homosexuales; habiendo subido las pensiones y bajado el paro, no es el gobierno quien ha venido marcando la agenda política sino la oposición, que ha conseguido embarcar a la sociedad en un demagógico monólogo sobre ETA, ETA en todas partes (hasta en la sopa de fideos) y la mentira y la manipulación como entrante en cualquier menú patriota.

Y no es sólo que no marcara la agenda política. Es que el Ejecutivo (y Ferraz) han sido, a mi juicio, demasiado pasivos a la hora de condenar y desmentir todas las bazofias lanzadas por el PP y su entorno mediático en estos tres años. Entiendo que el presidente no está para eso, ¡pero alguien ha de estar!

Y ahora lo de Solbes, ¿es que no aprendemos nunca?

Nos hallamos embarcados ya en la larga travesía que precederá a la disolución de las Cortes a principios de año, paso previo a la convocatoria de las Generales para marzo de 2008. Y, como el mismo Zapatero anunció, el Gobierno quiere acentuar el marcado carácter social de su gobierno con una batería de medidas de aquí al final de legislatura. Lo hizo en el pasado debate sobre el estado de la nación, cuando anunció la ya famosa ayuda de 2500€ por recién nacido. Y Solbes cuestionó esa medida por no conocer su alcance presupuestario. Luego, expresó dudas respecto a la iniciativa andaluza de garantizar una vivienda por ley. Y ahora expresa las "dificultades" para llevar a cabo la iniciativa de Salud Bucal Infantil anunciada por su compañero de Gabinete, el Ministro de Sanidad Bernat Soria, porque su iniciativa "carece de memoria económica".

¿Soy el único que piensa que, antes de expresar esas dudas públicamente y para mayor carnaza de la prensa, no sería infinitamente mejor mantener canales de comunicación abiertos dentro del Gobierno? ¿Qué imagen damos cuando un vicepresidente económico se dedica a cuestionar permanentemente las últimas iniciativas sociales del Ejecutivo porque le faltan los datos económicos? Me asombra pensar, de entrada, que ninguna de estas propuestas se hayan hecho públicas sin que el vicepresidente económico del Gobierno sea consciente de todos los detalles y, lo que es fundamental, ¡¡de la forma y manera en que dichas medidas se van a financiar!! Él, por encima de todos, debería de saberlo, a no ser que queramos arruinar esa imagen de buenos gestores que el Ejecutivo se ha ganado a pulso en estos tres primeros años.
.
(Foto EL PAÍS)

5 comentarios:

lola G.J dijo...

Es cierto ...estamos esperando que nos lo aclaren todo ...lo de los Ministerios de Vivienda y sanidad ya no tiene vuelta atrás...y mira que respeto a Solbes , pero parece que esta vez ...no ha medido bien sus pasos ...El sabe que ya no hay marcha atras , los ministerios, han salido anunciando sus propuestas , para presionarle, y sacar adelante lo que no han han podido conseguir en privado , ...luego no entiendo porqué Solbes sale derrapando ...me tienen mosqueada ...si alguién pierde esta batalla, a las alturas que estamos es él...a no ser que es lo quiera...

un saludo

Pablo dijo...

No tiene mucha lógica, aunque luego salgan los miembros del Gobierno desmintiendo esas "tensiones"... Porque parte del daño ya está hecho y la imagen es penosa.

Miguel A. Ortega dijo...

Lo de vender la imagen del gobierno es una carencia real... pero creo que no casual, si no que responde a una visión distinta del hacer político: La práctica normal de los gobiernos de España, tanto nacionales, como autonómicos como locales, ha sido primero VENDER el producto y, a continuación, si se podía, ponerlo en marcha. El gobierno Zapatero está realizando mucho, mucho más que cualquier otro gobierno anterior, con muy poco ruido, centrándose más en los resultados que en la publicidad de las propuestas. Yo personalmente creo que es una visión muy innovadora de la política, que están tratando de cambiar la imagen tan arraigada el político "vende mantas zamoranas" y luego si te he visto no me acuerdo.
La apuesta es muy arriesgada, ya que durante treinta años de democracia lo que se ha hecho es justo lo contrario y es muy probable que la mayoría de la población piense que se trata de pusilanimidad del ejecutivo... yo personalmente tengo fe en la capacidad de percepción de este país, que ha demostrado históricamente ser más sagaz de lo que nos suponen los politiquillos de opereta que por desgracia nos son tan comunes. Véase el ejemplo de la manipulación del PP de los atentados de Atocha, véase la victoria de la República en las elecciones del 31... y muchos más ejemplos.
Confiemos en que este nuevo modo de hacer política acabe calando.

NACHO dijo...

Desde luego es una manera diferente de hacer política, y no me quejo de ella. Es más, la defiendo con pleno convencimiento de su validez... Como dijo Alfonso Guerra en "La democracia herida", la diferencia entre progresistas y conservadores es que la política de estos últimos se basa primero en la acción para luego buscar ideas que justifiquen lo hecho, mientras que los primeros parten primero de las ideas, de un proyecto que justifique lo que se puede hacer después.

Es cierto, y lo he dicho muchas veces: el Ejecutivo de Zapatero ha hecho muchas cosas, muchas en esta legislatura. Pero lo cortés no quita lo valiente, y eso no significa que no venga mejor ser más incisivo y menos pasivo, ser capaz de marcar la agenda política y no dejarse atacar sin respuesta. Porque desgraciadamente la oposición del PP les ha resultado, a la vista de unas elecciones autonómicas que en justicia debieran haber sido catastróficas para ellos.

casajuntoalrio dijo...

Totalmente de acuedo.
Gracias por darme tu dirección.
Te añado como amigo y te invito a que leas mis post.
Unsaludo