miércoles, 4 de julio de 2007

La oposición de feria de Rajoy Brey

Hemos asistido, en los últimos dos días, al que sin lugar a dudas ha sido el Debate sobre el Estado de la Nación más intenso de la legislatura. Un debate en el que ETA se constituyó en el único argumento (dejemos de lado la escasísima legitimidad que su partido tiene al respecto) de una oposición incapaz de rebatir los resultados esgrimidos por el Gobierno en política económica, social, laboral, educativa, de inmigración o vivienda, por señalar unas pocas.

Es cierto que, en una primera intervención bastante electoralista, el jefe del Ejecutivo se dedicó a desgranar los éxitos (que ahora analizaré con vosotros) de estos tres años de Gobierno, pero razones no le faltaban. No es menos acertado observar que, en su primera réplica, Rajoy intentó descalificar (y no digo criticar) todos y cada uno de esos logros, sin poder encontrar argumentos acertados ni elevar una sola propuesta -como no han hecho ni una sola vez estos tres años, recordó el presidente-. Pero vayamos por partes.

Es curioso que el señor Rajoy afirmara ayer que Zapatero "no ha gastado ni un solo minuto en pararse a diseñar un plan de gobierno... algo que de coherencia a lo que hace". Extrañas palabras cuando el hilo conductor de estos tres años ha estado para la inmensa mayoría tan claro y, dicho sea de paso, enlaza tan claramente con el ideario socialista (ahora que tantos ponen en duda nuestra identidad obrera): la transformación de la sociedad ampliando el estado de bienestar, extendiendo los derechos ciudadanos, mejorando sus condiciones de vida, invirtiendo en cultura y, por ende, en el futuro de la sociedad española. Los valores socialistas están hoy más vigentes que nunca, y queda mucho por hacer.

Rajoy afirmó ayer que "estamos a punto de malversar una legislatura completa dejándonos llevar haciendo gestos a la galería". Ojalá, pienso yo, hubiera el Ejecutivo Aznar malversado sus legislaturas, si ese es el curiosísimo concepto que tienen de la malversación los populares. Salimos de tres años de gobierno con una Ley de Dependencia -unánimemente considerada como el cuarto pilar del estado de bienestar- que ayudará a las personas que no pueden valerse por sí mismas y que, en siete años, ayudará a 1.200.000 ciudadanos españoles y dará 200.000 empleos. Con una Ley de Igualdad entre hombres y mujeres que, entre otras cosas, permite a los padres disfrutar de permisos de paternidad y mejora los derechos de las madres. Con una Ley contra la Violencia de Género que, siendo mejorable, supone un paso decisivo (quedan muchos) para acabar con esta lacra. Con un aumento de las pensiones y del salario mínimo en un 25%. Con una inversión en el Fondo de Garantías de la Seguridad Social multiplicado por tres respecto a 2003. Con una Ley de matrimonios homosexuales que ha extendido las libertades ciudadanas sin para nada mermar las existentes.

Ojalá hubieran ellos "malversado" igual.

Ante los logros en materia económica, Rajoy adujo que "la economía hubiera crecido igual" (vamos, que no sé para qué hemos mantenido ese ministerio, con lo que hubiéramos ahorrado). Valiente chorrada para alguien que en el discurso de investidura de Zapatero predijo el colapso económico del nuevo Ejecutivo. Mirad, la situación es mejorable (siempre lo es y hoy en día las diferencias entre unos y otros siguen siendo grandes), pero los datos no mienten. Sobre todo en los que la derecha estaba acostumbrada a usar a su favor (sólo que nunca tuvieron una situación semejante): Renta per Cápita media muy cerca de la europea, un PIB en excelentes condiciones, una deuda externa inferior y una reforma fiscal para empresas y rendimientos del trabajo que ha beneficiado a muchos españoles. Como dijo ayer Zapatero, la diferencia fundamental es que, en situación de bonanza económica, ellos sí han sabido redistribuir esa riqueza.
.
"Quebrar el consenso constitucional, discutir la nación y retorcer la constitución". Para Rajoy, ésas son las cosas que el PSOE ha hecho a conciencia en esta legislatura, y lo decía a propósito del Estatuto de Cataluña. Un estatuto que es muy similar a otros (como el Valenciano) que sí apoyó el PP. Un estatuto que contiene 40 artículos recurridos por supuesta inconstitucionalidad, y que -como se encargó de recordarle el presidente del gobierno- son idénticos a los que hay en el Estatuto de Andalucía, que también votaron los populares. ¿Dónde está pues su legitimidad? ¿Dónde su coherencia? ¿Dónde sus principios? La reforma de los diferentes estatutos de autonomía nunca fueron una amenaza para la unidad de España (como demagógicamente vendió el Partido Popular), sino más bien al contrario, aumentando sus competencias dentro de España, desarrollando los estatutos de autonomía según estaba contemplado en la Constitución. Una Carta Magna que, al parecer, respetamos mucho más ellos que nosotros (diario Gara, tras el final de la tregua de ETA a Aznar. Manifestaciones de los enviados del entonces presidente en las reuniones con los terroristas: "la constitución no es inamovible... los estatutos tampoco...").
.
He hablado mucho ya de lo que opino respecto a la hipócrita actuación del PP en temas como "Educación para la Ciudadanía" y la lucha antiterrorista, así que no voy a hacerlo ahora. Pero no quiero terminar este artículo sin recordar los avances en política laboral y de vivienda, que tampoco ha podido rebatir un Rajoy que al respecto "ha escondido la cabeza bajo el ala".
.
Se ha conseguido una reforma laboral pactada que ha aumentado en un 40% el número de contratos indefinidos (2.400.000 más desde su aprobación), se ha conciliado un poco más la vida laboral con la personal, hay ya más de 20.000.000 de ocupados, se ha aprobado el Estatuto del Trabajador Autónomo...
.
Se han aumentado en 250.000 las becas, y los recursos en un 50% (con respecto a 2003). Se ha comenzado a recuperar el terreno perdido en I+D+i.
.
En vivienda, se presenta la Ley del Suelo, que reserva un porcentaje de suelo para las VPO y establece requisitos para un desarrollo sostenible, desincentivando la especulación. Se han liberado 19.000.000 de metros cuadrados de suelo público para que las CC.AA. construyan viviendas protegidas.
.
Podéis interpretarme como un mero altavoz propagandístico de los logros socialistas, y no me importa pues cuanto habéis leído es cierto. Hay cosas, muchas, que me dejo en el tintero y si hay algo que critico al Gobierno es que no ha sabido imponer su agenda política, que ha permitido al PP marcar la suya y que, con todas estas poderosas razones, debíamos de estar en mejores condiciones. Hay que saber comunicar a la población, y para ello no creo que haga falta despilfarrar los millones que Esperanza Aguirre gasta cada año en Madrid (161 millones de euros) en publicidad.
.
El balance de este debate es claro, creo. Argumentos frente a demagogia, logros frente a calumnias, avances frente a ausencia de propuestas. Zapatero está puliendo los flecos que le quedaban, y ahora espero con impaciencia su programa para la próxima legislatura.
.
Gracias a todos por leerme (si habéis aguantado), pero creo que merecía la pena.

(fotos de EL PAIS.com)

3 comentarios:

nata dijo...

Está claro, la legislatura acaba como empezó, con una oposición perdida y sin rumbo.

Tras los discursos de rigor, leídos por ambos líederes políticos, llegan las réplicas, elauténtico debate, y qué vemos, a un Sr. Rajoy perdido, sin guión, sobrebio, sin ni siquiera aceptar las sugerencias que le hacían los parlamentarios de su propio grupo; y sobre todo, con un discurso emborronado donde sólo hay un tema ETA, ETA, ETA.

Desde luego úé analistamás pobre, qué simpleza en los análisis. Está claro que en un momento dado, tras los atentados de Baraajs, el terrorismo nacional dio cierto rédito político a la oposición -qué vergüenza aprovecharlo como lo han hech, o intentado-. Pero está claro que ese rédito no es eterno, sobre todo porque una vez más Zapatero ha cumplido lo prometido, se puede hablar mientras no haya armas de por mdio, se recrudece la lucha en el momento en que retomen las pistolas, y eso s lo que vemos, una lucha eficaz con el terrorismo desde elpunto de vista policial.

Conclusión, que queda de ese debate, un gobierno de todos, cumpliendo promesas y haciendo nuevas propuestas y una oposoción embarrada que no sabe hacer política más allá del terorismo, porque Sr. Rajoy, no puede prtender ganarse al ciudadano a base de los deméritos de los demás, lo que la sociedad quiere de un partido político que se postula para gobernar son ideas y propuestas

Anónimo dijo...

Estimado blogger, solo quiero resaltar la lealtad que demuestras al partido. Y quiero aprovechar para relanzarte la propuesta de que pases a formar parte de nuestro equipo, pero ya de manera oficial en lugar de como fontanero en el subsuelo de internet. Nuestro presidente te lo agradecerá, y quizá antes de que acabe la legislatura seas merecedor de una cartera ministerial, que todavía nos queda alguna reforma electoralista que hacer.

Atte.
Joseph White

NACHO dijo...

Estimado Sr. White,

Sea lo que sea que tú hagas, espero que se te de mejor que el sarcasmo, que no es tu fuerte. Yo (no lo oculto) soy de izquierdas y militante socialista, lo que para tí (al parecer) deslegitima mis opiniones puesto que son "cautivas" del partido. Valiente incongruencia.

Si conocieras (que no lo conoces, obviamente) el PSOE sabrías que la democracia interna está al orden del día. Y que, dentro de un proyecto con el que me identifico (por lógica), sigo manteniendo mis opiniones y mis críticas siempre que lo considero oportuno (como el resto de compañer@s), pero manteniendo el COMPROMISO con unas ideas y con unos valores, sin exigir nada a cambio. La implicación al servicio de la ambición personal, los motivos que tú me atribuyes, sólo se entienden desde la concepción que vosotros tenéis del poder por el poder. No entendéis el servicio a la comunidad y mucho menos la generosidad, así que...