martes, 9 de octubre de 2007

Comentario breve sobre la Ley de Memoria Histórica

Me da risa cuando oigo a los bienpensantes conservadores del PP y sus circos afines. Porque, dados los indudables beneficios de la risa (como no se cortó un pelo en señalar Umberto Eco en "El nombre de la Rosa" y uno de los motivos por los cuales no puedo con ese libro), prefiero tomármelo así que empezar a echar espumarrajos por la boca contra esa panda de "demócratas" de nuevo cuño.
.
Cuando parecía que el trámite de dicha ley nunca iba a ver la luz al final del túnel, las cesiones de unos y otros y, en gran medida, la incorporación por parte del Gobierno a las sugerencias de las demás fuerzas políticas (ilegitimidad de los juicios franquistas, reconocer también a los perseguidos por motivos religiosos) hace que la posibilidad de su aprobación vuelva a ser una realidad.
.
Frente a cuantos acusan a Zapatero de "sólo mirar atrás" y de "desenterrar los fantasmas del pasado", les diría que las víctimas nacionales tuvieron toda la reparación y todos los homenajes posibles. Con el añadido del agravio y la humillación que siempre supuso para aquellos que nunca, por defender la República, pudieron siquiera llorar a sus muertos en público. España les debe, nos debemos a nosotros mismos, una reparación moral, un ajuste con nuestra propia Historia, no sólo porque sea lo éticamente justo sino porque para poder mirar al futuro debemos dejar el pasado atrás. Y no se podrá dejar atrás hasta que se haga justicia con todos.
.
En la transición, este debate quedó aplazado (que no cancelado), en aras a un objetivo mayor compartido por una inmensa mayoría de la sociedad. Ahora, 30 años después, va siendo hora de que digamos las cosas como son. Y moralmente, me parece de todo punto reprobable que la derecha española rechace reconocer a las víctimas de un franquismo del que, si bien es su origen político, aún a día de hoy les cuesta separarse y condenar. Ése, y no otro, es el paso que necesita la derecha española para echar lastre y mirar al futuro. Será su origen político pero nadie les culpa de ello. Y unirse a una ley que reconoce a los que aún no han sido reconocidos OFICIALMENTE, que al menos repara los daños morales que sufrieron millones de españoles, sería una acto demócrata y generoso que nos permitiría a todos, por una vez, cerrar la puerta a ese episodio trágico en nuestra Historia.

4 comentarios:

lola G.J dijo...

El PP estaba convencido de que IU y PNV, no iban a unirse al consenso. Pero, ay, se han unido, y entonces, entre ellos han liado la de Dios en Cristo. Algunos de sus propios diputados están que trinan... Pero la soberbia y mala leche de los de la caverna les impide dar marcha atrás, y ahora, PARA DISFRUTE DE MI, se joden, se quedaron fuera sólo ellos con IRC.

Han caído como moscas en su propia trampa... El viernes pasado daban por hecho que la ley no saldría , y se frotaban las manos, ya que según estos cavernícolas no tendría mayoría parlamentaria..

Saludos.

Marcos Dantón dijo...

Nunca agitarán bastante las sábanas del franquismo. Son sus descendientes y en muchísimos casos su familia.

Julián dijo...

Ánimo a personas como tú, que siguen encendiendo la antorcha de la revindicación, por aquellos ciudadanos que lucharon, murieron o fueron presos y represaliados durante cuarenta años, por defender un sistema democrático y constitucional, derribado por el golpismo militar con la ayuda y beneplácito del resto de poderes fácticos de nuestro país, la Iglesia, la Derecha ultramontana y el Capital caciquista, y que tanto han marcado a otros ciudadanos españoles que tuvimos que vivir en una posguerra oscura, gris y cuartelera. Continuemos trabajando por un republicanismo cívico y por una solidaridad, una justicia y una paz mundial.
Julián

fernandomaria dijo...

Jamás entenderé la postura del PP sobre la Ley para la Memoria Histórica. Es inconcebible que la derecha, que pretende ser "centrista", no apoyara con su voto una ley tan necesaria como esta. Sencillamente, no lo entiendo. Un saludo.