jueves, 21 de junio de 2007

Hablando de Caín

O lo que es lo mismo, hablar de Rosa Díez. Como socialista de corazón y de principios, estoy más que harto de esta supuesta "compañera" que se dedica a hacerle el juego a la AVT de Alcaraz y al PP en su demagógica política de oposición, y en el uso partidista de la política antiterrorista. Me produce un rechazo visceral ver a Rosa Díez, eurodiputada por el PSOE y antigua candidata a la Secretaría General del partido -de buena nos libramos-, manifestándose públicamente una y otra vez en contra de las políticas del Gobierno. En el circo haría un papel estelar.
.
Cuando el PP y la AVT se lanzaban a la calle fariseamente, usando esa bandera española como emblema de sus dudosas (moralmente) posturas políticas, allí estaba Rosa Díez. Cuando Telemadrid organiza uno de sus plurales debates, ahí está Rosa Díez, dando caña al gobierno ante la mirada complacida de los peperos asistentes al programa (sin ir más lejos, antes de ayer). Hasta Zaplana, ante tal cúmulo de coincidencias, le ofreció "una alianza coyuntural con el PP" en plena campaña electoral.

En un estado democrático como el nuestro, todas las posturas son válidas. Pero no se puede pertenecer a un partido político (PSOE) y defenestrarle públicamente, hacer el juego a la oposición, hacer continuamente declaraciones que suscriben punto por punto la estrategia de acoso y derribo del PP. Hay foros internos, mecanismos de discrepancia dentro del partido, pero nunca de esa manera. No se puede representar al PSOE en Estrasburgo y defender unas ideas diametralmente opuestas. Rosa, no eres coherente. Si tan en desacuerdo estás, renuncia a tu acta de eurodiputada, porque estás haciendo mucho daño al PSOE. VETE YA.

Llevan mucho tiempo oyéndose rumores acerca de la posible expulsión de Rosa Díez del Partido Socialista. Hace un año, El Mundo se hacía eco de supuestos movimientos dentro del PSOE para promover su expulsión, y hasta el PSE le invitaba públicamente a irse del partido. No puedo entender cómo se la sigue tolerando. Una cosa es defender la pluralidad dentro del Partido Socialista, que espero siga existiendo siempre (una de las muchísimas cosas que nos diferencian del PP), y otra muy diferente tolerar que alguien que actúa en representación del partido haga lo que hace esta señora. Falta en este sentido firmeza, porque a mi entender Rosa Díez debía de haber sido ya expulsada del PSOE.

Es difícil de entender que haga eso cuando alguien tiene los años de militancia socialista que presenta Rosa Díez en su currículum. Pero es de coherencia democrática abandonar el partido si tus conviciones personales entran, como parece ser su caso, tan frontalmente en conflicto con la dirección del partido. Rosa, vete ya. Vete con Savater y con quien quieras, funda ese otro partido, sigue defendiendo tus ideales de izquierda en otras siglas puesto que las de ahora ya no te sirven (ni tú les sirves a ellas).

3 comentarios:

Pedrojota dijo...

Que noooo Rosa, no te vayas! La de titulares que sacamos contigo; eres un filón tan grande como el sol de mayo. Sigue así y no desfachezcas, que cuando volvamos al poder seguro que te toca algo.

nata niña fakir dijo...

Y pensar que yo le hice la campaña a esta mujer, la de carteles con su foto que pude pegar...

Marcos Dantón dijo...

Lo honrado sería ceder al partido el acta de eurodiputada y marcharse con viento fresco al pp, tal como hizo la triste Alberdi.