jueves, 7 de junio de 2007

NO HAY DECENCIA POLÍTICA

Como bien sabemos todos, hace ya algo más de 24 horas que ETA decretó "oficialmente" (por si quedaban dudas tras el atentado de la T4 a finales de año) el final de la tregua y la reanudación de sus actividades armadas. En el comunicado hecho público por la banda terrorista, afirmaban que "el Gobierno español ha respondido al alto el fuego permanente ofrecido por ETA con detenciones, tortura y todo tipo de acoso", añadiendo que "no se dan las condiciones democráticas mínimas necesarias para un proceso negociador."

La reflexión que los demócratas de verdad no podemos dejar de hacernos ahora es inevitable. ¿Dónde están ahora las cesiones que con patriótica exaltación han venido denunciando los dirigentes del Partido Popular? ¿Dónde? ¿Dónde las claudicaciones? ¿Cuándo se vendió España a los terroristas? ¿Cuándo se acordó la cesión de Navarra? Si cualquiera de estas repugnantes falacias hubiera sido cierta, seguro que los etarras no hubieran atentado en la T4 ni opinarían que "no se dan las condiciones" para mantener el Alto el Fuego (ni me meto en considerar lo que esta panda de asesinos considera "condiciones democráticas").

Con esta excusa y bajo miles de banderas españolas,
medio país se ha visto insultado y ofendido cada vez que el Partido Popular salía a la calle para que el Gobierno "volviera al consenso democrático" y "dejara de ceder España ante ETA". No han tenido reparos en salir a la calle y AFIRMAR, voz en grito, que se estaba claudicando ante los terroristas. Como socialista, me he visto insultado cada vez que usaban MI bandera para acusar a nuestro Gobierno de verdaderas barbaridades. Ya ni quiero profundizar en la hipocresía que supone negar la posibilidad al PSOE de un diálogo que ellos mismos intentaron en 1999, olvidando incluso todas las cesiones (incluyendo acercamiento de presos etarras) que el Gabinete Aznar hizo durante el secuestro de Ortega Lara (entre 1996 y 1997). Estamos hablando de unos dirigentes políticos que no han tenido reparos en acusar al Gobierno de la nación de BAJARSE LOS PANTALONES ante los violentos, falsedad que debería haber quedado probada hasta para los más descreídos con el reciente comunicado de ETA.

Y Rajoy, es decir, el PP, se permite el lujo de salir a los medios de comunicación y lejos de reclamar la unidad frente al terrorismo; lejos de rectificar acusaciones que se han visto falsas; lejos de volver al consenso que SÍ han mantenido el resto de fuerzas políticas, ¡¡¡pide al Gobierno que rectifique!!! Qué vergüenza. Claro que si no han pedido disculpas por haber mentido al país y manipulado información con el 11-M, si no han pedido perdón por haber mantenido absurdas conspiranoias (qué le dará Pepemari a Pedrojota) que se han probado falsas durante la instrucción del juicio, cómo van a hacerlo ahora.

No hay DECENCIA política en la actual dirección del PP.

1 comentario:

nata niña fakir dijo...

Enhorabuena por tu artículo. Creo que tienes razón, mientras la derecha española tenga como objetivo ganar las elecciones por encima de todo y al precio que sea en este país no se podrá avanzar, ni en el camino de la paz, ni en ningún otro. ahora bien, yo me pregunto, ¿qué descubrieron en esos 8 años de, por cierto nefasto, gobierno de la derecha que les provoca esta actitud?, ¿qué descubrieron qué les hace querer el poder por encima de todo y a cualquier precio?. Lo dejo abierto, quizás alguien me pueda dar una pista