martes, 5 de junio de 2007

Unos que están en la UE y otros que no deben estar

Todos sabemos que, para apuntarse al buen rollito de la Unión Europea, los países candidatos han de cumplir una serie de requisitos tanto económicos como sociales. Pero el caso es que pensaba también yo que para formar parte de este club había que, al menos, garantizar el respeto a los derechos humanos. Quizá me he excedido en mis afables expectativas.
.
Contaban hace poco los medios la absurda polémica surgida en Polonia a raíz del ya famoso tele-tubbie Tinky-Winky y su supuesta homosexualidad (puesto que era de color morado y llevaba lo que parece ser un bolso de mujer). De hecho, sólo tras las protestas de sus socios comunitarios las autoridades polacas recularon en su intento de investigar si la popular serie infantil fomentaba o no la homosexualidad. Pero he aquí que esta polémica no era un caso aislado, y lo que en un principio parecía sólo una gilipollez es en realidad la punta de un siniestro iceberg conducido por los hermanos Kaczynski, y que persigue y discrimina sistemáticamente a los homosexuales polacos.
.
La Unión Europea ni debe ni puede tolerar políticas gubernamentales de signo homófobo, que constituyen claramente una violación de los derechos fundamentales de sus ciudadanos. No vale con protestar, sino que se debe ir mucho más allá.
.
Y luego tenemos el caso del candidato que quiere entrar en la UE: Turquía. En este sentido estoy con Sarkozy: no se puede tolerar la entrada de un nuevo socio con tan poca estabilidad política y social, amén de tampoco ser un ejemplo en el respeto a los derechos humanos.
.
Claro que si queremos empezar a joder seriamente este invento al que llaman Europa, no tienen más que abrir las puertas.

1 comentario:

simonpetrus0800 dijo...

Es la primera que escribo en este blog, me llamó la atención porque habla de la discriminación surgida en Polonia por una serie de TV. Como no conozco muy bien el tema mejor lo dejo para otra ocasión; pero como se trata de derechos les planteo los derechos humanos en Colombia, y les cuento una historia: Estamos en guerra desde hace varios años(guerra nunca declarada, ni aceptada por ningún gobierno) con varios ingredientes y un solo perjudicado, el pueblo raso. Entre los ingredientes podemos citar algunos: injusticia social, derechos humanos,drogas, paracos,corrupción oficial y administrativa y mafia política. Hace cinco años surgio "el mecenas" para poner orden en casa, y fue elegido por una gran mayoría (entre los votantes estuve yo). Las promesas del candidato eran muchas, pero lo que realmente llamó la atención a mucha gente fue lo de terminar con la vieja clase dirigente que "era" corrupta y marrullera al extremo. Igualmente cambiarían la forma de hacer política en el país y gobernaría con los más honestos. Esto pinta bien me dije yo..Hay que apoyar al "nuevo" gobierno. Y ¿saben lo que pasó? Pues que el nuevo presidente empieza a hacer alianzas con los políticos de siempre, ha violado la constitución las veces que han querido, en este momento tiene un buen número de parlamentarios en la cárcel, está haciendo una paz imaginaria con los guerrilleros (que los mismos no aceptan de antemano), los narcos siguen reinando y la corrupción rampante, y... ¿Saben quién paga todos los platos rotos...? Sí... Sí. Ese mismo. El pueblo raso. ¡Qué tal!