sábado, 26 de mayo de 2007

Desde el corazón

Acabo de hablar con un amigo. Me cuenta que andaba su chica esta mañana por el barrio, disfrutando del (increíble) magnífico día en Madrid, y en esto que se encontró con su tía (la de él). Se llevan muy bien, al parecer, pero no suelen hablar de política. Ellos (mi amigo y su chica) son de izquierdas y militantes del PSOE. Ella bebe los vientos por Esperanza Aguirre, "la mejor presidenta de la historia de Madrid" (sic).

Al parecer, la tía de mi amigo está muy enrabietada este fin de semana. Anda preocupada porque su sobrino, que siempre ha sido "muy tolerante, de verdad, no como vuestro jefe" pueda cambiar "ahora que se pasa todo el día ahí metido", cual si militar fuera algo así como formar parte de una secta que abduce inocentes de sus casas. Ella (la tía de mi amigo) prosigue: "¿no seréis vosotros de esos que van quemando sedes, no? Ya os vale, es que...", para volver a su tema: descalificar a ZP. "Ya está bien de enfrentar a la gente y de generar odio"...

Me cuenta mi amigo que a duras penas podía contener su indignación, y yo, que estaba de acuerdo con todas y cada una de las cosas que me decía, no podía sino callar dejando que desahogara su rabia conmigo. "Tres años, tres, aguantando las mentiras de esta gente (el PP). Tres años aguantando mentiras e insultos, ataques hipócritas, interesados, desmedidos. Tres años insistiendo en infamias, rechazando responsabilidades. Tres años en los que lo único que hicieron fue acusarnos de SUS pecados. Tres años soportando estoicamente los vómitos de la COPE y la desvergüenza informativa de TELEMADRID..."

La chica de mi amigo aguantó el chaparrón, para qué entrar a discutir, si además de ser la tía de su chico se llevan bien. Mi amigo me cuenta que él no hubiera aguantado tal provocación, a pesar de que normalmente evita discutir de política con la familia porque es completamente estéril y sólo consigue cabreos más dolorosos que de costumbre.

No entiendo (ahora hablo yo) a esta gente. De verdad. Y encima que nos acusen de intolerantes con lo que hemos tenido que aguantar. ¡Ay, si hubiéramos manipulado partidistamente el terrorismo de ETA como ellos! Qué desvergüenza.

Me pregunto en voz alta qué mágico y trágico resorte hace que tanta gente siga creyendo las falacias del PP, su falta de ética y su hipocresía. Me pregunto cómo Rajoy puede tener la cara dura de salir a los medios y decir que en este país hace falta "más debate de política real" cuando si no ha existido es porque ellos no lo han permitido. Me pregunto cómo nos pueden acusar de intolerantes cuando entramos en el último año de una legislatura que se ha distinguido por sus espectaculares avances sociales, una mejora de la economía y un descenso histórico del paro. Qué credulidad la de algunos, que hasta creyeron a pies juntillas aquella supuesta carta de ZP a Castro, que es obviamente una broma y producto del cachondeo de algún votante aburrido.

Por favor, esto es inaguantable.

No os quedéis en casa mañana. Vota. Y votad futuro, votad tolerancia, votad izquierda. PSOE o IU, pero votad en conciencia y contra el desprecio y la demagogia.